cabecera 1080x140
Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)
«Reina Lucía», de E. F. Benson, por María Aixa Sanz

«Querido, solo la gente laboriosa tiene tiempo para todo.»

Nada mejor que una comedia inglesa como Reina Lucía (Impedimenta) de E. F. Benson para echarnos unas risas y disfrutar de buena literatura y encarar la rutina del cada día que trae consigo el septiembre con mejor humor.
Reina Lucía es una encantadora y deliciosa comedia donde el lector bohemio, el soñador y el amante de los cottages ingleses se pasearan felices por el paisaje de Riseholme. Una población donde Emmeline Lucas o la Señora Lucas, por todos conocida como Lucía, reina con batuta firme e impulsa cada una de las veladas y entramados culturales desde su dispar casita ‘The Hurst’.
En Riseholme y más en concreto en ‘The Hurst’ los intereses artísticos, culturales, literarios son los que rigen la vida y donde cualquier innovación, moda o síntoma de modernidad es mirado con lupa hasta sopesar si se incorpora a su día a día o no. Algo semejante ocurre cuando en pleno agosto, mes en el que le es difícil a la Reina Lucía mantener el nivel de las veladas descubre que una de sus vecinas, la señora Daisy Quantock, ha descubierto el yoga y tiene un gurú propio. Eso es el no va más en Riseholme. Cuando la Reina Lucía quiere apropiarse de los dones y del propio gurú se desencadena y afloran en sus amigos las ganas de usurparle a la Reina Lucía su reinado para ello utilizan todo lo que tienen a su disposición. Dando rienda suelta a la audacia y a la picardía con tal de dar jaque a la reina. Es entonces cuando para el lector se desata una frenética comedia, sutil, divertida e ingeniosa, que algunos pueden tachar de frívola pero que en verdad es literatura para sibaritas servida en bandeja por Impedimenta.
E. F. Benson creó unos personajes altamente vitales y cómicos, reales y fascinantes, y con ellos creó el mundo de Lucía, una serie mítica que retrata lo británico con propiedad. Ninguno de los personajes se dejan nada en el tintero, lo dan todo, regalándole al lector: Reina Lucía.

© MARIA AIXA SANZ

Scroll Up