cabecera 1080x140
Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)
Lo que hay que hacer…

Si los actores de Hollywood hablan siempre de aquella época en que, aparte de ir de casting en casting, servían las mesas de cualquier ‘burger’, qué decir de los escritores.

Pues mucho, pese a que se habla tan poco. Jack London sobrevivió como cazador de ballenas en el Ártico (tiene su punto, aunque Moby Dick lo escribió otro), Colette abrió un salón de belleza y Orwell pasó de ser policía en Birmania a vivir de lavar los platos en Londres. Gorki trabajó como pinche de cocina en el Volga, Saint-Exupéry pensó toda su vida que su verdadero trabajo era el de aviador. Malraux fue ministro, ni tan mal; e Italo Svevo fue un gran industrial que lo dejó todo para vivir de lo que le gustaba, escribir. El trabajo de Galateria ha consistido en reunirlos a todos para mostrar la etapa anterior al éxito literario, que pocas veces es repentino y produce buenos ingresos.

E. S.

Scroll Up