cabecera 1080x140
Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)
El largo tránsito de la adolescencia

La adolescencia y el largo tránsito desde ésta hasta la adultez son el tema común de las tres novelas que aquí reseñamos y que por lo demás son bastante diferentes entre sí.

“Lulu”, de Mircea Cartarescu (Bucarest, 1956), ganadora del Premio de la Unión de Escritores Rumanos, es las más literaria de este trío y la única que está contada desde un punto de vista retrospectivo. El narrador es Víctor, un novelista ya consagrado, que recuerda un episodio de su juventud que le dejó una honda huella. Sucedió en un campamento de verano en 1973 cuando era un joven asocial y torturado con vocación de escritor maldito. Allí, Lulu, uno de sus compañeros de clase, le fuerza a una relación sexual travestido de mujer. Los mejores pasajes de esta novela son aquellos en los que el narrador describe su extrañeza respecto a sí mismo y los demás, que constituyen un magistral retrato de las vivencias por las que los adolescentes se sienten ajenos al mundo de los otros y a la sociedad. “Lulu” es una narración escrita con una prosa de calidad y con una trama psicológica interesante, lastrada en alguna ocasión por un exceso de episodios oníricos. El protagonista de “Crezco”, de Ben Brooks (Gloucestershire, 1992) se llama Jasper y escribe un diario en el que nos habla de sus sospechas de que su padrastro es un asesino, de sus visitas al psicólogo, de sus experiencias escolares y sobre todo de sus numerosas vivencias con las drogas y de sus escabrosas y difíciles relaciones sexuales. El mundo de Jasper está escrito con humor y desde una perspectiva muy generacional pues el autor no oculta que básicamente su protagonista de ficción no es otro que él. También “Submarino”, de Joe Dunthorne (Swansea,1982) está presentado en forma de diario y con mucho humor. Su personaje principal es Oliver Tate, quien a punto de cumplir los quince años, es un adolescente capaz de imaginarse que la realidad es mucho más complicada de lo que en realidad ya es. Sus principales preocupaciones son dar nuevo fuego a la vida sexual de sus padres, que él cree que están a punto de separarse, y avanzar en su propia relación amorosa con una chica de su clase. La mente ingenua y retorcida de Oliver, emparentada literariamente con la Holden Caufield, arrasa con todo.

Por lluís Vergés

Scroll Up