cabecera 1080x140
Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)
«Para leer al anochecer», de Charles Dickens

“Se contagiaban entre nosotros las sospechas y el miedo, y no existe un contagio en el mundo peor que éste”. No es una frase extraída de una noticia sobre la gripe aviar ni de un artículo de opinión sobre la primavera árabe, sino de “La casa encantada”, uno de los relatos que aparecen en este libro.

Y la escribió Charles Dickens hace siglo y medio (1859), para muchos el mejor narrador inglés del siglo XIX. Un pequeño ejemplo de su prosa acertada y acerada. No sirve despachar a Dickens sólo con el adjetivo de “clásico”. En todo caso convendría reflexionar sobre esta palabra. Es clásico porque sigue vigente, capaz de entretener y a la vez invitar a la reflexión. Y porque podemos seguir deleitándonos con su lectura, más allá de listas de éxitos y tendencias varias. Hay quien discute la estructura algo desigual de algunas de sus obras, pero hay que tener en cuenta que muchas de ellas las hacía Dickens por entregas, como si de un serial actual se tratase, por lo que el efecto dramático a veces se prolongaba en demasía. Esa misma proyección popular es lo que ha hecho que mucha gente conozca más a Dickens por sus adaptaciones de todo tipo (cine, tv, teatro o cómic), pero la fuente es la fuente, oiga. Y aparte de las novelas consabidas (“Oliver Twist”, “David Copperfield”, “Grandes Esperanzas” o “Cuento de Navidad”) está bien poder saborear obras menos conocidas (que no menores), como esta recopilación de historias de fantasmas. Una bonita manera de conmemorar el 200º aniversario del nacimiento de este maestro de elegante prosa.

Por Jordi Planas

Scroll Up