cabecera 1080x140
Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)
«La juguetería errante», de Edmund Crispin

Para muchos lectores, Impedimenta es sinónimo de libros editados con una calidad extraordinaria tanto a nivel externo como de contenido. Un buen ejemplo de ello es esta novela de Edmund Crispin titulada “La juguetería errante”, todo un clásico de la novela policiaca inglesa.

Edmund Crispin publicó esta obra en el año 1946 convirtiéndose enseguida en un gran éxito, y no me extraña nada el porqué de ello ya que reúne todos los ingredientes que hacen las delicias de los lectores aficionados al género negro.

Para empezar hay un asesinato, el de una mujer, envuelto en un halo de misterio desde el principio: cuando Richard Cadogan descubre el cadáver y regresa al lugar del crimen con la policía se encuentra que tanto la asesinada como el edificio en donde ha tenido lugar el crimen han desaparecido. ¿Cómo es posible? Este hecho ya es un aliciente muy poderoso para que el lector siga leyendo y no pare hasta averiguar qué es lo que ha sucedido.

Otro aspecto que denota la calidad de la novela es esa atmósfera tan inglesa que tiene. Es una novela negra clásica inglesa. Mientras estás leyéndola no puedes evitar compararla (o mejor dicho, recordar) con las más clásicas del género como son las novelas de Agatha Christie o Sir Arthur Conan Doyle. Esta comparación no perjudica a “La juguetería errante” sino todo lo contrario: la engrandece.

A destacar también el estilo narrativo de Edmund Crispin y el manejo del lenguaje que hace. No sólo es una novela negra sino que, al mismo tiempo, el humor netamente inglés está muy presente. El lector no solo lo pasa bien acompañando a Cadogan y a Gervase Fen para resolver el misterio, sino que esta diversión es debida al tono de humor que hay a lo largo de toda la novela. Resulta muy fácil imaginar cada una de las escenas, con lo que la sonrisa permanece inamovible en la boca lo mismo que la carcajada. Para lograr esta reacción en el lector ha sido muy importante la traducción, José C. Vales ha sabido captar la esencia del texto original y transmitirla al castellano. Una buenísima traducción que resulta esencial para meterse aún más en la historia.

No conocía la obra de Edmund Crispin y me ha encantado. Me parece un escritor muy inteligente. No solo sabe crear buenas historias sino, también, personajes con mucho gancho. La pareja de “detectives” formada por un poeta, Cadogan, y un profesor de Literatura inglesa en Oxford, Gervase Fen, no puede ser más curiosa, lo mismo que el resto de los personajes que aparecen a lo largo del libro y que tienen bastante relación con la víctima. Hasta el móvil del asesinato resulta curioso y cómico.

“La juguetería errante” no tiene desperdicio. Es una lectura más que recomendable. Permite apreciar la diferencia que hay entre la novela policíaca estadounidense y la británica. Una novela que convence desde el principio y que mantiene al lector en tensión, con los ojos pegados a las páginas.

Por todo ello, la recomiendo. Impedimenta tiene mucho ojo a la hora de seleccionar sus títulos y siempre es una garantía de calidad y de buen gusto. “La juguetería errante” es todo un sinónimo de placer por la buena lectura.

Por Ysabel M.

Scroll Up