cabecera 1080x140
Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)
«Mapp y Lucía», de E. F. Benson

Leyendo la sección de chismorreos del prestigioso Worcestershire Herald me encuentro con una serie de curiosidades que me llamaron mucho la atención pero hubo una noticia que me causó mucha pena, me amargó el día, me hizo pensar en lo injusta que era la vida que tan duros golpes nos daba, muchas veces sin merecerlos. ¿Por qué?. ¿Cuál era la causa de esta congoja?

Leyendo la sección de chismorreos del prestigioso Worcestershire Herald me encuentro con una serie de curiosidades que me llamaron mucho la atención pero hubo una noticia que me causó mucha pena, me amargó el día, me hizo pensar en lo injusta que era la vida que tan duros golpes nos daba, muchas veces sin merecerlos. ¿Por qué?. ¿Cuál era la causa de esta congoja?. Una nota necrológica fue el motivo de mi abatimiento: Pepino, il caro Pepino, el poeta, el marido de la reina de Riseholme, Emmeline Lucas, más conocida como Lucía, había muerto súbitamente. Todo el villorrio estaba abatido. A sus habitantes se les caía el alma a los pies cada vez que veían a la «pobre» Lucía vestida de riguroso luto.

Con esta triste noticia es como empieza Mapp y Lucía, la segunda novela de la saga escrita por E. F. Benson y publicada por Impedimenta, con una impecable traducción de José C. Vales, que en la introducción, bajo el título de Nostalgias Eduardianas, nos habla del por qué del éxito de esta saga muy apreciada por millones de lectores.

Sinopsis:

Emmeline Lucas, conocida universalmente por sus amigos como Lucía, reina de Riseholme, es una archiesnob del más alto nivel. Cuando en sus vacaciones alquila una casita junto al mar, cree que ya nadie podrá hacerle sombra, hasta que se cruza en su camino Miss Elizabeth Mapp, figura central de la vida social del pequeño villorrio de Tilling.

De cara al mundo, Lucía y Mapp son las mejores y más mundanas anfitrionas, pero en secreto no cejarán en su empeño, por muy bajo que puedan caer, por ganar la feroz batalla por la supremacía. Mapp y Lucía, continuación de las aventuras de la inefable Emmeline Lucas en Reina Lucía.

Siguiendo con esa sección del Worcestershire Herald me entero también de que un rumor anda de boca en boca; mejor dicho, dos rumores: Lucía sigue apática y no quiere saber nada de la famosa fiesta isabelina que todos los años celebraban en la época estival conmemorando el discurso con el que la reina Isabel I en el año 1588, en la ciudad Tilbury, arengó a sus ejércitos ante la inminente invasión de la Armada Invencible. Y el segundo rumor que, claro, dado el gusto que tenía toda la población al deporte del cotilleo, terminó llegando a sus oídos, era que había un supuesto romance entre Lucía y su inseparable amigo Georgie Stillson. No daba crédito ante tanta noticia desconcertante. ¿Serían ciertos?.

Elizabeth fue al grano, desdeñando una sugerencia tan vana.

—Es de la fiesta en sí misma, querida —dijo—, de lo que quiero hablarte. Obviamente no puedo permitir que tenga lugar en mi jardín. ¡Toda la chusma y la mugre de Tilling desfilando por mi vestíbulo y mi encantador saloncito, y pasando la sobremesa en mi jardín…! ¡Todas mis alfombras embarradas y mis parterres pisoteados! ¿Y cómo sé que no subirán a hurtadillas a las habitaciones de arriba y que no birlarán todo lo que encuentren?. (pág. 173).

Pero la vida sigue y por la mente de Lucía andaba rondando una idea: pasar los meses de verano en Tilling, otro villorrio pero esta vez de estilo eduardiano. En Tilling, pues, será donde transcurra la historia que nos hará pasar un momento agradable, sin olvidarnos del todo de Riseholme, y de cómo iban preparando el principal acontecimiento del año que tantos turistas atraía al pueblo. Todo el pueblo de Tilling está pendiente del alquiler de la casa de Mapp, Mallard, a Lucía. Este hecho ocasionará un efecto dominó. Ya verán el por qué si se deciden a leer Mapp y Lucía.

Si la reina indiscutible en Riseholme era Lucía, en Tilling era Elizabelth Mapp. La llegada de Lucía a esta tranquila y apacible población iba a causar un gran conflicto social: ¿sería capaz Mapp de conservar su supremacía o sería destronada por Lucía?.

E. F. Benson utiliza un lenguaje muy apropiado a esa nostálgica época, adornado por un macarrónico italianodel que presumía saber nuestra Lucía, pero que le haría pasar algún mal rato, así como juego de palabras y expresiones típicas de las que el traductor nos irá aclarando su significado con las notas a pie de página. Trabajo minucioso que es de agradecer. Lo podrán comprobar ustedes mismos.

Nos va presentando a lo largo de la novela un ramillete de personajes que nos harán disfrutar de una lectura agradable, en ocasiones hilarante, como la riquísima Susan y su marido, que se pasaba el día haciendo reverencias a todo el mundo —en una ocasión casi moja la corbata en la taza del té — ,siempre de aquí para allá en su Rolls-Royce, Diva, una cotilla de tomo y lomo, el Padre Birmigham, que habla con acento medieval escocés, el mayor Benjy, que se pasaba la semana jugando a golf… sin olvidarnos de Daisy, que aún practicaba algunos ejercicios de aquellas famosas clases de yoga, el amanerado Georgie Pillson y su famoso toupé, o la señora Arbuthnot, antes llamada Antrobus, que era sorda como una tapia, que ya aparecían en Reina Lucía, entre otros.

En Mapp y Lucía su autor nos muestra cómo va transcurriendo la vida aparentemente tranquila y apacible en Tilling. Una encantadora vida que sus habitantes la dedican a celebraciones de fiestas en el jardín, al cuidado del césped, a representaciones teatrales con fines benéficos, a las partidas de brigde, cenas en casa de unos y otros, a escuchar a Lucía y Georgie tocar a dos manos el Claro de Luna de Beethoven.

Una vida, como dicen sus variopintos habitantes, muy ajetreada, de la que en ocasiones se quejan. Este ajetreo hará que todos anden de aquí para allá, dando lugar a cotilleos, a inclinaciones hacia un bando u otro. La envidia la malicia, la venganza, la hipocresía y la falsedad es lo que más abunda a lo largo de sus páginas. Como se suele decir, el que no cojea de un pie cojea de otro, cuando no de los dos. Ningún personaje se caracterizará, precisamente, por sus virtudes pero a todos ellos acaba uno tomándoles, al igual que en Reina Lucía, cariño.

Mapp y Lucía es una novela muy recomendable para todo aquel que quiera disfrutar de una lectura ligera y placentera. Humor británico del bueno encontrará quien se decida a adentrarse en esta entretenida historia. Y, como tienen por costumbre decir en ese pintoresco villorrio, a la espera de que se publique la siguiente novela de la saga, Au reservoir¡

El autor:

Edward Frederic Benson (24 de julio, de 1867 – 29 de febrero de 1940). nació en Wellington College (Berkshire), hijo de un director de escuela y más tarde Arzobispo de Canterbury, Edward White Benson, y de Mary Sidgwick Benson (“Minnie”), quien fue descrita por William Ewart Gladstone como “la más brillante mujer europea”.

Benson era hermano de escritores: A. C. Benson, Robert Hugh Benson y Margaret Benson, egiptóloga. Se afirma que los tres hermanos eran homosexuales, incluido E. F. Benson; ninguno de ellos se casó. Los otros dos hermanos murieron jóvenes.

E. F. Benson fue gran atleta en su juventud y representó a Inglaterra en diversos campeonatos en la modalidad de patinaje artístico. Fue un precoz y prolífico escritor y publicó su primer libro cuando todavía era estudiante.

Aunque a él le gustaba considerarse un escritor de relatos de terror, hoy es conocido por su famosísima serie de novelas protagonizadas por las dos heroínas de la muy british burguesía rural, Elizabeth Mapp y Emmeline «Lucía», protagonistas de la saga formada por los seis libros Mapp and Lucia Books.

Scroll Up