cabecera 1080x140
Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)
Eudora Welty, esa niña precoz

Todo en este libro, original de 1984 y traducido por Miguel Martínez-Lage, nos evoca tiempos muy lejanos. Por medio de tres conferencias, Eudora Welty rememoró en la Universidad de Harvard su infancia en el Mississippi de las primeras décadas del siglo XX; dividió sus recuerdos con títulos estimulantes: «Escuchar», «Aprender a ver» y «Encontrar una voz», pero su visión de la literatura surge al hilo de anécdotas demasiado personales.

Detalla cómo era su casa, llena de relojes –«Nuestra mentalidad la dominó el tiempo»–, su obsesión por el clima y los libros de la biblioteca de sus padres. Y luego, se demora en contar que a los cinco años se sabía el alfabeto entero, que las profesoras del colegio no admitían errores gramaticales y que la bibliotecaria era inflexible. Todos estos apuntes insustanciales continúan con la segunda conferencia, esta vez dedicada a los viajes en coche que hacía con sus padres para ver a los abuelos en Virginia Occidental y Ohio. La que habla es ya una anciana de setenta y cinco años. Se entiende esta mirada ensimismada y letárgica de alguien que quiere recordar cada pedazo de una vida que puede estar acabándose (aunque murió con 92 años); otra cosa distinta es pretender que esas pequeñeces pudieran despertar la atención de los profesores y alumnos bostonianos. En cualquier caso, Welty consigue encarar mejor la tercera parte: dice que el escritor tiene un mundo interior y un mundo exterior, habla de su trabajo como publicista y comenta varios de sus escritos.

Por Toni Montesinos

Scroll Up