cabecera 1080x140
Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)
«Caída y auge de Reginald Perrin», de David Nobbs

Acabo de terminar de leer esta novela y ya estoy deseando leer lo que fue su secuela (no sé si llegarán al mismo nivel, pero si se acercan, a buen seguro que me proporcionarán un buen rato de lectura).

Caída y auge de Reginald Perrin, publicada en 1975 por el escritor inglés David Nobbs, es divertida y mordaz, una sátira sobre las buenas costumbres, las rutinas que a todos nos adecentan y los modos de comportamiento bienintencionados con los que tratamos de conformar nuestra sociedad.
Imagina que casi todos los días comienzan igual. Te levantas, realizas tus abluciones matutinas, desayunas lo mismo de todos los días, haces más o menos los mismos comentarios con tu esposa, sales por el mismo camino de siempre para coger el mismo transporte de todos los días que te llevará a la misma oficina de todos los días, donde te encontrarás con los mismos compañeros y haréis las mismas bromas y protestas de todos los días (con sus variantes de todos los días). Imagina que los fines de semana se convierten en algo más de lo mismo: llevar a los niños a divertirse al centro comercial, visitar a la suegra (que te parece insoportable), comer con la familia sin poder evitarlo… Imagina que tus vecinos hacen todos los días exactamente lo mismo a todas horas y que tu trabajo te resulta tan conocido y monótono que no te estimula en absoluto seguir realizándolo, menos si cabe cuando tu jefe no es sino un reflejo de todo lo que no te gusta… Supongo que no te es difícil imaginar todo esto.
Algo que le ocurre a tantas y tantas personas de nuestra mecanizada y políticamente correcta sociedad. Personas entre las que se encuentra el protagonista de esta deliciosa novela: Reginald Perrin, un hombre gris, poco destacable, que mantiene todas esas rutinas como buen ciudadano, esposo y profesional que es, pero que gusta de conversar en secreto con el estornino albino que todos los días viene a saludarlo a su jardín. En realidad, un hombre que no aguanta su forma de vivir y desea ardientemente (aunque con poco entusiasmo) cambiar todo de alguna forma que no sabe bien cuál puede ser. Hasta que un día toma una decisión: va a suicidarse. En realidad, se trata de un suicidio simulado, que le permitirá desaparecer y adoptar una nueva personalidad en el mundo que le de más libertad para ser como desea (si es que, en realidad, lo sabe).
Los acontecimientos de la vida de Perrin, las cómicas situaciones en la fábrica de Postres Lucisol donde trabaja como ejecutivo de cuentas, las surrealitas situaciones en las que se haya inmerso con la familia… son todo un catálogo de paradojas literarias que hacen de este libro una estupenda manera de pasar un rato divertido, un rato algo diferente… que no se parezca al de todos los días. Una manera entretenida para esbozar una sonrisa, algo amarga, eso sí, porque son muchas las circunstancias que suceden en este libro en las que nos vamos a ver reflejados de alguna manera.
Leonard Rossiter en su papel de Leonard Perrin
Caída y auge de Reginald Perrin es un clásico moderno de la literatura inglesa, irreverente y algo cruel, que vio una secuela en The return of Reginald Perrin (1977) y, posteriormente en The better world of Reginald Perrin (1978). Años más tarde, su autor David Nobbs retomó al personaje en The legacy of Reginald Perrin (1995). Este personaje fue objeto en 1976 de una adaptación televisiva, con el mismo nombre que el primer libro, que tuvo un enorme éxito (y que pasó por TVE cuando solo había dos canales en nuestro país) y que fue protagonizada por Leonard Rossiter (1926-1984).
Ojalá Impedimenta publique las secuelas y que, con tanto canal de TDT que hay por ahí, podemos recuperar la serie para disfrutarla un poco más.
Javier Herrero

Scroll Up