cabecera 1080x140
Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)
R.I.P a R.I.P

Reginald Iolanthe Perrin parece tenerlo todo. Es un ejecutivo de ventas cuarentón que reside en su casa a las afueras de Londres junto a su mujer Elizabeth.

Sin embargo, eso no le convierte en un hombre feliz, en absoluto, y un día decide poner fin a su existencia sin sentido: quiere dejar de ser dueño de las siglas R.I.P. y empezar una nueva vida con otra identidad. Para conseguirlo, finge su suicidio y abandona a su familia. A medias… Mediante una prosa sencilla y un ritmo ligero, David Nobbs elabora una comedia a la inglesa llena de grandes momentos. Porque al final, cuando se acaba la lectura, uno se queda con la sensación de que esta historia es el resultado de eso: la suma de momentos memorables. En Caída y auge de Reginald Perrin la carcajada está asegurada mediante circunstancias hilarantes y diálogos insuperables. Sin embargo, Nobbs no recurre al humor fácil o superficial, presentando intercambios ridículos. Es todo mucho más complejo de lo que parece. En la primera parte de la obra se establece una presentación de todo un abanico de personajes más o menos estereotipados (el cuñado gorrón, la suegra plasta, el actor en paro, la secretaria maciza…), con situaciones más o menos cotidianas y el gag directo. A medida que avanzan las páginas, se producen trances que giran las tornas, y ni los personajes son tal cual eran, ni las situaciones cotidianas. Al final, uno se sorprende a sí mismo riéndose de algo tan cruel como la infelicidad de varios miembros de esta familia, o el papel impertinente del destino. Recuperada y traducida ahora por la editorial Impedimenta, esta novela fue publicada por primera vez en 1975. Con ella nació un personaje dotado de tanta personalidad que continuó recuperándose posteriormente en varias secuelas. Tan exitosa fue la serie que se grabó una de televisión basada en ella, producida por la BBC y protagonizada por el fallecido Leonard Rossiter. El mismo David Nobbs se encargó de su adaptación y duró tres temporadas en antena.

Por Ana Punset

Scroll Up