cabecera 1080x140
Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)
Cartarescu, la exuberancia salvaje

Mircea Cartarescu, novelista, poeta y teórico literario del posmodernismo, es uno de esos grandes escritores que siempre aparecen en las quinielas del Nobel. Poco conocido en España, por desgracia, Cartarescu es equiparable en calidad e influencia literaria a ilustres compatriotas como Cioran, Ionesco o Mircea Eliade, figuras clave de la cultura del siglo XX.

El escritor rumano es toda una institución en su país, tanto que el Gobierno de Victor Ponta le ha puesto en su punto de mira y Cartarescu ha pensado incluso en el exilio. Y es que la verdad siempre molesta al poder, incluso aunque la verdad, en el caso de Cartarescu, venga aderezada por una literatura sofisticada, kafkiana, que bebe de las fuentes del realismo mágico y crea un mundo surreal de pesadillas oníricas y obsesiones.
La trayectoria de Catarescu se inició en los años 80, en una época de gran represión política que, sin embargo, coincidió con el nacimiento de movimientos literarios muy activos. Estos movimientos abordaron la literatura a través de las rendijas de una sociedad opresiva, lo que dio lugar, como es habitual en estos casos, a una magnífica literatura que utiliza el sueño, la imaginación y lo subjetivo.
Con un estilo barroco que roza lo afrodisíaco, la escritura de Cartarescu -—que dejó la lírica porque según sus palabras “se le quedó pequeña”-, siempre va a la búsqueda de fórmulas, hechizos y cambios de ritmo que sirvan para exorcizar los demonios más íntimos del lector. Eso es sin duda lo que logra con ‘Nostalgia’, la obra que le consagró como la voz más potente de las letras rumanas y una de las más originales y revolucionarias del panorama europeo. El volumen, un viaje a “las ruinas de las cosas”, consta de cinco textos, aunque el autor considera el libro una novela pues el narrador/personaje tiene en todos los relatos la misma voz y entre ellos existen múltiples asociaciones simbólicas. El libro se abre con ‘El Ruletista’, que narra la historia imposible de un hombre sin suerte que hará fortuna y se convertirá en un fenómeno de masas participando en sesiones de ruleta rusa. En ‘El Mendébil’, un mesías adolescente pierde sus poderes con el florecimiento de su sexualidad y se ve perseguido por una legión de acólitos. Con ‘Los gemelos’, Cartarescu explora la ira infantil y en ‘REM’, la pieza central del libro, un texto con claras similitudes con ‘El Aleph’ de Borges, se narra el amor de Nana, una mujer de mediana edad enamorada del un estudiante de instituto en una Bucarest de pesadilla.

Demolición

Bucarest es, sin duda, un protagonista recurrente y oculto en la obra de Cartarescu, un Bucarest arrasado por la locura megalómana de Ceaucescu. En 1972, además de la demolición sistemática de varios pueblos, el dictador mandó destruir una quinta parte de Bucarest, incluidos varios monasterios, para reconstruir la ciudad según su peculiar visión de la colectividad socialista. La figura tenebrosa de Ceaucescu se recrea en ‘El arquitecto’, el estremecedor relato que cierra el volumen.
Se puede considerar ‘Nostalgia’ como un viaje a la infancia y primera juventud del narrador por esos barrios arrasados del viejo Bucarest. Pero no se trata de un viaje realista; la infancia, para Cartarescu, se convierte en un lugar mítico, el lugar del sueño de la libertad y la imaginación.
Esta inmersión en el mundo onírico de la infancia se inició con ‘Nostalgia’, el libro que le consagró, y siguió con ‘Lulu’ (1994), novela tortuosa y sorprendente que indaga en el misterio del doble. ‘Lulu’ es la historia de una obsesión, un relato que comienza siendo realista para sumergirse en el mundo de lo surreal y que le valió el premio ASPRO. A ‘Lulu’ le siguió ‘Orbitor’ (1996-2007), una trilogía fantástica de complicada lectura que se considera su obra más madura. Pero quizá su proyecto más conocido es la epopeya cómica ‘Levantul’, en la que utiliza uno de los capítulos del ‘Ulises’ como fuente de inspiración

Por Antonio Paniagua

Scroll Up