cabecera 1080x140
Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)
«Nostalgia», de Mircea Cărtărescu

Siempre habrá de considerarse una suerte el tener acceso a la obra de un autor, en principio, no muy conocido en nuestro mundo editorial, y, sin embargo, extraordinario.

Al menos ese es mi parecer después de acceder, gracias a la cuidada labor de Impedimenta –que ya había publicado su novela Lulú- , a la obra de este autor rumano que, si bien su nombre, al parecer, ha sonado como posible aspirante el premio Nobel (un premio deteriorado por dentro de sí mismo, quizás, al no representar siempre en sus premiados la razón de su ser: la mejor literatura universal) no habíamos tenido muchas ocasiones de leer su obra.

Su prosa llama la atención por su frescura expresiva (a veces semeja como si el autor estuviese escribiendo ahí, al lado, mientras nosotros vamos leyendo el resultado de su labor), con numerosos guiños al sentido del humor; esto es, una prosa inteligente, muy humanizada por la clara identificación del escritor con sus criaturas. Desde luego, plena de una luminosa imaginación… “Yo llegaba con la cabeza justo a la altura del fregadero de la cocina; con el tiempo, el esmalte del fondo se desportilló y se formó una mancha que reproducía con precisión el perfil de África, con sus desiertos y ríos principales”

El tema de estos relatos, la trama –eso que luego se intrinca inevitablemente y que necesita un cierre o final, tal como Larkin definió a la novela- es lo cotidiano, la vida común: el niño que juega, la mujer que ama; la tragedia y el gozo, como la vida misma. La particularidad distintiva, no obstante, es que este vivir de los personajes parece como si se desarrollase –así se percibe en la lectura- desde dentro; todo gesto, todo acto tienen un significado y un valor. Lo que hace que el lector se implique necesariamente, humanamente.

Una lectura sorprendente, pues, por lo novedoso en nuestro panorama, por la agilidad, libertad expresiva y riqueza observadora. A veces parece como si cada palabra haya sido limpiada previamente por el autor antes de ponerla ahí. El relato de El Mendébil por ejemplo, resulta tan brillante como difícil de transmitir. Una lectura muy recomendable. Edita www.impedimenta.es

Scroll Up