cabecera 1080x140
Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)
Superviviente

Se publica por primera vez en castellano esta obra representativa de la narrativa inglesa del XIX.

Cuando Grace, la hija del comerciante maderero Melbury, regresa a la casa familiar en Little Hintock después de pasar años fuera recibiendo una educación privilegiada, muchas vidas se ven perturbadas. Sobre todo la de Giles Winterborne, amigo y trabajador de Melbury, a quien ha estado unida en un compromiso tácito desde su infancia. Sin embargo, el interés que Grace despierta en el recién llegado médico de origen aristocrático, Edred Fithpiers, provoca que el destino de Grace y Giles sea distinto del que se había prefijado en un principio. La novela comienza con un magistral encadenamiento de personajes y perspectivas que permite una panorámica profunda del lugar y de los hombres y mujeres que van a ir guiando la historia. El primer capítulo lo protagoniza el barbero que acompaña al lector hasta Little Hintock, donde conocerá a Marty South ( joven que trabaja también en el campo), a Giles Winterborne y después a Melboury… Como si con cada nueva aparición se pasara un testigo que proyecta luz sobre los pensamientos y acciones de su nuevo dueño. ‘Los habitantes del bosque’ se desarrolla en el condado de Wessex, el estimulante lugar imaginado por Thomas Hardy y basado en su Higher Bockhampton natal, en Dorset. El entorno rural, con sus arraigadas costumbres, sus cuadros inspiradores y sus supervivientes, constituye la fuerza de tracción de la historia. Los pasos que dan Giles, Melbury, Grace, Fithpiers o Marty provocan consecuencias que se entrometen directamente en la trayectoria del destino de cada uno de ellos. El papel de la suerte resulta ser tan relevante como el del determinismo darwiniano que Hardy contempla en sus escritos como crítica de la realidad en la que vivió: la irremediable diferenciación entre sexos y entre clases sociales, que acompañaban al individuo hasta la muerte. Por este motivo y otros, Hardy se ganó críticas voraces a su obra y acabó dedicándose únicamente a la poesía. Para él, ‘Los habitantes del bosque’ fue su mejor novela.

Scroll Up