cabecera 1080x140
Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)
«Caída y auge de Reginald Perrin», de David Nobbs

El primero de los varios libros escritos por David Nobbs y protagonizados por el impagable Reginald Iolanthe Perrin ha aparecido recientemente en España en una excelente edición de Impedimenta.

La novela, que tuvo varias continuaciones y que dio origen a una recordada serie de TV protagonizada por Leonard Rossiter, que fue emitida en nuestro país y que, a diferencia de otras excelentes series británicas, se puede comprar en DVD para disfrutarla tantas veces como merece.

La novela es el esqueleto en el que se apoya la primera temporada de la serie. Reggie es un directivo de una empresa de postres, un pobre desgraciado al que todo le sale al revés, y que parece ser el único en su entorno que reflexiona sobre lo absurdo de su vida. Hastiado de su existencia en general, Reggie decide fingir un suicidio y regresa a su vida con otra identidad.

Nobbs retrata con certeza, con humor, con altas cotas de ironía y también un poquito de crueldad (bastante atenuada en su versión televisiva), las peripecias de Reggie, que también son las del homo sapiens civilizado del siglo XX. Alrededor de Reggie encontramos una familia de seres penosos que le agobian y molestan, o a los que no puede satisfacer; un trabajo gris y monótono que le ahoga, y le rodea de un jefe repelente (el inenarrable C.J.) y unos cuantos compañeros patéticos y tiralevitas, y unos trenes que le desesperan con sus exactos retrasos diarios debidos a causas de lo más delirantes. Una existencia, en suma, monótona y sin sentido alguno para Reggie, cuya aburrida rutina es fácil de comprender y de reconocer en muchos momentos de nuestra propia vida diaria.

El ingenio de Nobbs queda bien patente en la descripción de algunas escenas y en la divertida resolución del enredo, por no mencionar la galería de personajillos que rodean a Reggie o las peripecias de su nueva identidad.

En resumen: tan recomendable como su versión televisiva, o más.

Por Mikel Bao

Scroll Up