cabecera 1080x140
Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)
«La Buena Novela», de Laurence Cossé

La Buena Novela es una original narración sobre las pasiones que desata la literatura y sobre la industria editorial.

La historia tiene como protagonistas a la noble y fascinante italiana Francesca Aldo-Balvelli, que reside en París, casada con un gran empresario y que se convierte en la mecenas de un proyecto de librería de elite, y a un hombre de mediana edad, Van Georg, quien tras diversos trabajos acaba por ver en su nueva y ambiciosa actividad como librero la realización de su sueño profesional. La librería “La buena novela” pretende llegar mucho más allá de la mera venta de libros de narrativa y lo consigue, tras una operación mediática amplia, beligerante y variopinta. En el establecimiento comercial que lleva ese nombre,abierto en una zona chic del centro parisino, solo se venden ejemplares de un fondo de unas cuatro mil novelas de gran calidad literaria, elegidas por ocho escritores de prestigio que mantienen en secreto, incluso entre ellos mismos, super tenencia a ese exclusivo comité de selección. La narración cuenta con una trama de intriga, ya que algunos de esos escritores sufren atentados. Además, describe los sentimientos amorosos del librero Van Georg hacia una extraña joven universitaria y su socia italiana. Otro interesante ingrediente es el literario, pues la autora cita su canon de novelas y escritores clásicos y modernos, totalmente chauvinista, pues la gran mayoría son franceses. Novela interesante, bien escrita, con tensión narrativa,exquisita sensibilidad y mucha elegancia. Laurence Cossé (1950) trabajó como periodista en Le Quotidien de París y en la emisora de radio France Culture. Desde que en 1981 publicó su primera novela, Les chambres du Sud, ha producido cinco más; una de ellas, Le coin du voile, fue galardonada con el Prix du Jury Jean Giono de 1996. La buena novela, aparecida en 2009, es la que le ha dado más reconocimiento en Francia y en el extranjero.

Por Ángel García Prieto.

Scroll Up