cabecera 1080x140
Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)
Un revolucionario contra los bolcheviques

No mucho antes que Nadiezhda vivió en la Rusia más convulsa —aunque previa al poder absoluto de Stalin— Borís Sávinkov (Járkov, 1879), quien, como Ósip Mandelstam, no aguantaba el confinamiento y se tiró por la ventana.

No mucho antes que Nadiezhda vivió en la Rusia más convulsa —aunque previa al poder absoluto de Stalin— Borís Sávinkov (Járkov, 1879), quien, como Ósip Mandelstam, no aguantaba el confinamiento y se tiró por la ventana. Sávinkov sí tuvo éxito en el intento y puso fin a su vida en la temible prisión moscovita de Lubianka en 1925. Ambos son nacidos en Polonia pero educados en San Petersburgo, y tenían una exquisita cultura y talento para la escritura. Y si es verdad que Ósip está muy por encima en cuanto a la palabra, Sávinkov lo aventaja en mucho en el terreno de la beligerancia. Era un hombre de acción (un terrorista de los de entonces), un personaje extraordinario que dejó libros extraordinarios. Impedimenta editó en el 2009 El caballo amarillo y ahora trae al español El caballo negro. En esta novela con apariencia de diario traslada con matizado escepticismo su abundante experiencia como socialista y revolucionario contra el ejército rojo. Solo creía en la lucha por la liberación del pueblo ruso, pero, como el protagonista, desilusionado, desconfiaba de los medios y del objetivo y no distinguía entre crueldades, sinsentidos y atrocidades que cometían los diversos bandos (ya sean blancos, rojos, verdes) de una encarnizada guerra civil. Así, igualaba los abusos que perpetraron el zarismo y los bolcheviques. En la comunión del individuo y la naturaleza hallaba bálsamo.

Scroll Up