cabecera 1080x140
Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)
«La promesa de Kamil Modráček», de Jiří Kratochvil

Exis­ten cier­tos libros que –bien por su argu­mento, bien por la téc­nica narra­tiva que mues­tran– exi­gen cierto esfuerzo por parte del lec­tor.

Los libros de Jiří Kra­to­ch­vil (el autor checo tan­tas veces com­pa­rado con Kun­dera) per­te­ne­cen a este grupo. No tanto por las his­to­rias que cuen­tan, sino por la exce­lente prosa que nos encon­tra­mos en ellos. Resul­tan ser obras en las que “cuesta entrar” y de las que luego, una vez den­tro, no se quiere salir.

La pro­mesa de Kamil Modrá­cek es, sin duda, una de esas obras. Ambien­tada en Brno (como muchos otros libros de Kra­to­ch­vil) en la década de 1950, cuenta la his­to­ria del arqui­tecto Modrá­cek, quien sobre­vive tra­ba­jando para el gobierno esta­li­nista hasta que su her­mana, una pin­tora cuyo arte y cuyas ideas no comul­gan con los idea­les comu­nis­tas, es dete­nida y hallada muerta (o ase­si­nada) en su celda. Tras reci­bir la terri­ble noti­cia, el hasta enton­ces tran­quilo pro­ta­go­nista decide ven­garse y uti­li­zar el sub­suelo de la ciu­dad (un intrin­cado labe­rinto de pasa­di­zos sub­te­rrá­neos uti­li­za­dos a lo largo de los años por per­so­nas que huían de una u otra gue­rra) para ello.

Aun­que la trama prin­ci­pal gira en torno a la his­to­ria del arqui­tecto, Kra­to­ch­vil escribe una novela coral en la que un grupo de per­so­na­jes de todo tipo (incluido él mismo) mues­tran el día a día en la famosa ciu­dad checa, en una época en la que el miedo al régi­men (per­so­ni­fi­cado en la omni­pre­sente poli­cía secreta) infec­taba el aire y en la que cual­quier movi­miento debía estar pen­sado al milí­me­tro para no des­per­tar sospechas.

Así ter­mina por con­ver­tirse el sub­suelo de Brno en un per­so­naje más de la novela, siendo al mismo tiempo esce­na­rio de una ven­ganza y una cui­dada metá­fora tanto de la mente del pro­ta­go­nista de esta novela, como de las men­tes de muchas otras per­so­nas que, reales o no, hayan estado en su misma situación.

Sin embargo, como no sólo de des­gra­cias vive la lite­ra­tura, el autor da forma a una novela en la que el humor (negro, pero, al fin y al cabo, humor) tam­bién está pre­sente en gran medida y en la que expe­ri­menta con dife­ren­tes narra­do­res y téc­ni­cas narra­ti­vas, con­si­guiendo que cada capí­tulo sea una pequeña sor­presa para el lector.

Ya sea por la lec­ción de lite­ra­tura que reci­bi­mos al leer este libro, por­que la his­to­ria nos entre­tiene o por­que nos impregna de un aba­nico de emo­cio­nes que muy pocas obras con­si­guen comu­ni­car, pode­mos afir­mar sin temor a equi­vo­car­nos que La pro­mesa de Kamil Modrá­cek es un libro impres­cin­di­ble en toda biblio­teca. Todo un regalo para cual­quier amante de la literatura.

Por Izaskun Gracia

Scroll Up