cabecera 1080x140
Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)
Reseña de «La puerta de los ángeles», de Penelope Fitzgerald

«Fitzgerald nos hace partícipes de una historia en la que ancestrales dicotomías se disputan una reñida prominencia. Fe y ciencia. Azar y destino. Modernidad y tradicionalismo.»

Ambientada en Cambridge en la segunda década del siglo XX, La puerta de los ángeles podría definirse como una suerte de novela de campus en la que diferentes miembros de la comunidad académica debaten largo y tendido sobre temas científicos de lo más elevado. Sin embargo, eso sería mentir. O, como mínimo, no contar toda la verdad. Y es que, en efecto, esta estupenda novela de Penelope Fitzgerald aborda profundas cuestiones filosóficas y espirituales que marcan en cierta medida su desarrollo argumental, pero lo que de verdad hace girar los engranajes de la historia es el extravagante enamoramiento que profesa uno de sus personajes principales, Fred Fairly, por una enigmática mujer a la que conoció tras un accidente de bicicleta.

Haciendo gala de un tono que fluctúa incesantemente entre lo riguroso y lo cómico, entre la solemnidad y la astracanada, Fitzgerald nos hace partícipes de una historia en la que ancestrales dicotomías se disputan una reñida prominencia. Fe y ciencia. Azar y destino. Modernidad y tradicionalismo. La crisis religiosa que sufre el protagonista coincide con ese momento histórico en el que las mujeres luchaban por obtener el sufragio y conquistar plazas que solo estaban al alcance del sector masculino, estallando así contra todos los principios lógicos que hasta entonces se consideraban consolidados. Del mismo modo, una batalla parecida entre razón y corazón se librará en el interior de Fred, dando como resultado una novela sugerente, sutil, estimulante y divertida que esconde mucho más de lo que aparenta.

Por Sub_Zero.

Scroll Up