cabecera 1080x140
Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)
Otoño brillante

«Las viñetas de Otoño se pueden oler y escuchar, se siente la fría brisa otoñal que mueve las hojas que pasa las páginas casi sin esfuerzo, provocando en el lector un tropel de sensaciones únicas. Una joya editada con verdadero primor por la editorial Impedimenta.»

Las editoriales siguen emperradas en conseguir que este año sea recordado como uno de los más fecundos y brillantes para los aficionados al cómic. Si hace apenas unos días hablábamos del cúmulo de obras maestras que se concentraba en las estanterías de las librerías, las últimas novedades del otoño no desmerecen ni un ápice y prometen maravillosos momentos de lectura.

La primera recomendación, la de nuestro particular Woody Allen historietista, Paco Roca, que como el neoyorquino entrega fielmente su novedad anual y, como ya es habitual en este hombre, nos rompe esquemas con una obra extraordinaria como La Casa (Astiberri). Roca hace un recorrido sentimental por el chalet de vacaciones de la familia, componiendo un emocionante relato a modo de inmensa magdalena proustiana que sirve para recordar la figura ausente de su padre y, con él, hablar de la vida y sus circunstancias. Las aspiraciones de juventud, las realidades de la madurez, las relaciones familiares… Roca va tocando cada tema con aparente liviandad, pero convirtiendo diálogos e imágenes en dardos envenenados de efecto retardado que, más tarde, se unirán en el torrente sanguíneo del lector con sus propias experiencias en una bomba de recuerdos y sentimientos. Tan sencilla como brillantísima.

La segunda recomendación, perfecta para esta época: Otoño, de Jon McNaught, un precioso poema visual que habla de vidas cruzadas usando los colores del otoño como lenguaje y sustento. Las viñetas de Otoño se pueden oler y escuchar, se siente la fría brisa otoñal que mueve las hojas que pasa las páginas casi sin esfuerzo, provocando en el lector un tropel de sensaciones únicas. Una joya editada con verdadero primor por la editorial Impedimenta.

Posiblemente uno de los tapados del año sea el contundente The Lonesome Go, de Tim Lane (Sapristi Cómics), sorprendente viaje a un sueño americano que resulta en pesadilla sin paradas ni final. A través de historias cortas que tienen aromas tan variados como los de Henry Miller o Bukowski, Lane dispone un retrato aparentemente dispar en la cercanía que toma forma cuando se mira en su conjunto, una forma tan reconocible como inquietante.

La editorial DeHavilland resuelve con Lose la inexplicable ausencia de Michael DeForge en el panorama editorial español. Este canadiense ha revolucionado el underground con un discurso personal y perturbador, que deja al lector siempre fuera de la seguridad de su zona de confort. Este primer volumen recopila las historias cortas que aparecieron en el fanzine del mismo nombre, historias que ya conforman la personalidad de este autor entremezclando realidad con surrealismo para romper cualquier hilo lógico y previsible en un cóctel de pura provocación gráfica, que descoloca al lector lanzándolo a una espiral de imágenes tan subyugantes como desconcertantes.

Un camino que, en cierta forma, surca también Rituales (Astiberri), la esperada nueva obra de Álvaro Ortiz. Una pequeña figura ritual de prominente y erecto falo será el nexo común de un conjunto de historias que tienen ecos de series como Twilight Zone, pero con pasados por la esa innata capacidad de Ortiz de transformar lo extraño en próximo, generando un efecto todavía más chocante y sorprendente. Sin duda, su
mejor obra hasta el momento.

Co-Mix: una retrospectiva de cómics, dibujos y bocetos
(Reservoir Books) es, como bien indica su nombre, un imprescindible catálogo de la obra de Art Spiegelman que permite hacer justicia a la obra de un autor que ha reescrito la historia del medio con su innovación y talento.

Y, para acabar, no se pierdan la oportunidad de recuperar la imprescindible Metralla, de la dibujante israelí Rutu Modan (Astiberri), una demoledora visión de la sociedad israelí y del conflicto permanente que vive la zona, quizás más necesaria que nunca.

Por Álvaro Pons.

Scroll Up