cabecera 1080x140
Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)
«Lucía en Londres», de E. F. Benson

Si os gusta el humor inglés, Lucía en Londres es una novela que os hará disfrutar ampliamente.

Emmeline Lucas, conocida como Lucía, es la más inolvidable, esnob y chismosa de las heroínas de la literatura inglesa del XX. Desde que alcanza la memoria, Lucía gobierna el villorrio de Riseholme con mano de hierro y guante de seda con la ayuda de su fiel Georgie Pillson, un eterno solterón aficionado al petit point y al cotilleo salvaje. Cuando Pepino, el marido de Lucía, hereda una fortuna y una casa en Londres, tras la muerte de su anciana tía, a todos en Riseholme respiran aliviados, a la vez que empiezan a tramar su venganza tras largos años de opresión. Por desgracia para ellos, Lucia planea tomar Londres por asalto para “la temporada” y conquista la capital del Imperio sorteando, uno tras otro, todos los obstáculos que se interponen entre ella y la grandeza. Pero ¿podrá Lucía aguantar el ritmo de la exigente y estirada sociedad londinense? ¿Pretende, tal vez, abandonar su amada Riseholme para siempre?

Mis impresiones

Ya sabéis que soy una incondicional del sello Impedimenta. Me encantan tanto los títulos que van publicando como las ediciones tan cuidadas y especiales con las que nos las presentan y que en esta ocasión tampoco que queda atrás con una portada que llama la atención. La novela que hoy os traigo fue escrita por uno de los mejores autores británicos del siglo XIX Edward Frederic Benson. Lucía en Londres forma parte de una serie de seis libros muy divertidos que originalmente se publicaron entre 1920 y 1939 y cuyos títulos anteriores ya editados en Impedimenta son Reina Lucía, La señorita Mapp y Mapp y Lucía a parte de la que hoy os voy a hablar que vio la luz en 1927.

La historia comienza en el encantador pueblo de Riseholme situado a cuatro horas en tren de Londres. Allí vive Emmeline Lucas, a quien todo el mundo conoce como Lucía. Es una mujer esnob y charlatana que ha conseguido hacerse con todo el control social de sus habitantes. Envidiada, admirada y respetada a partes es la reina absoluta del lugar.

Sin embargo cuando fallece una vieja de tía de Pepino, su esposo, que estaba en una residencia de ancianos reciben una suculenta herencia que aparte de otros bienes les hace poseedores de una espléndida casa en Londres que tiene hasta una encantadora salita de música. A pesar de que Lucía siempre ha despreciado la vulgar vida londinense decide que pasará algunas temporadas allí y también está dispuesta a conquistar a lo más florido de la sociedad.

Esta tarea no le resultará sencilla y mientras ella hace todo lo posible por trabar importantes amistades en Londres y expandir su vida social mediante arduas estrategias, en Riseholme aprovechan su ausencia que les da la oportunidad para llevar a cabo un proyecto en el que Lucía no pueda ejercer ningún poder…

Lucía en Londres es una deliciosa comedia que destaca por su sentido del humor e ironía al más puro estilo british. En ella conoceremos los enredos y peripecias de un colorido y simpático grupo de personajes para los que el cotilleo es su principal entretenimiento y para quienes la vida de Lucía resulta fascinante. Sus tejemanejes, extravagancias y actitudes son tremendamente teatrales y proporcionan una lectura distendida y agradable al lector.

Aunque es una novela prácticamente coral, Lucía es el personaje alrededor gira toda la acción. Es una mujer chismosa, trepa, egocéntrica y astuta que maneja a su antojo a los habitantes de Riseholme, el pueblo donde vive y en donde todo gira en torno a ella. Aunque todos estos atributos parecen indicar que es un personaje con el que el lector tiene difícil conectar en realidad sucede lo contrario porque Lucía se gana con creces la simpatía. Tiene mucha inteligencia, fuerza y empuje y son realmente encomiables sus esfuerzos para introducirse y sobresalir en todo acontecimiento o reunión social que se produzca porque ella no escatima en triquiñuelas para conocer gente. Además tiene una enorme capacidad para superar los obstáculos que se va encontrando. Me parece que es un gran personaje al que el lector termina queriendo.

Algo similar a lo que ocurre con el resto de sus personajes, que despiertan la simpatía del lector con sus rarezas y extravagancias. Vamos a conocer también a George Pillson, el mejor amigo de Lucía, un solterón aficionado al petit point al que le apasiona cotillear con cualquiera, a la pobre Daisy Quantock a quien la envidia la supera y que dedica sus horas a comunicarse con el más allá. Aunque con este nombre nos resulte curioso Pepino (que en realidad se llama Phillip) es el marido de Lucía y la sigue cual corderito. O Olga Bracely una famosa cantante de ópera entre otros.

La historia se desarrolla entre Londres y Riseholme, un pequeño pueblo a cuatro horas de la ciudad. Aunque los escenarios en sí no cobran especial importancia en la historia el autor los utiliza para marcar el estilo de vida de sus personajes en un lugar u otro. Benson nos muestra los principales entretenimientos de la burguesía acomodada en Inglaterra que con mucho tiempo de ocio proyectan gran parte de su vida sobre las relaciones sociales. Las fiestas, las comidas o cenas, las reuniones para tomar el té son momentos ineludibles que van forjando alianzas y que ponen además en relieve las vidas de los conocidos. Porque no se puede obviar en sus personajes la hipocresía, las apariencias, la frivolidad, los actos encaminados únicamente a conseguir sus objetivos, la forma en que sus personajes manejan las situaciones y otros personajes para salir beneficiados ellos mismos.

Lucía en Londres está narrada haciendo uso de un estilo cuidado, elegante y fluido a la par en el que abundan los diálogos, abordados con mucha viveza e ingenio. Una voz narrativa en tercera persona omnisciente se va moviendo entre los diferentes personajes sin limitaciones y no solo se centra en el punto de vista de la protagonista por lo que el lector conoce todos los puntos de vista y e incluso los pensamientos de todos sus personajes. La novela esta abordada con mucho sentido del humor aunque del tipo inglés siendo este mucho más sutil e irónico y no tan evidente como otro tipo de novelas del género. No es que sea una novela para reír a mandíbula batiente (aunque esto ya depende de cada uno) pero sí que resulta divertida.

Os decía antes que este título es el cuarto de una serie y yo es el único que he leído pero me he dejado tan buen sabor de boca que intentaré comenzarla desde el principio. Esta historia es independiente y se entiende a la perfección sin haber leído los anteriores aunque me gustaría conocer con más profundidad a su singular protagonista.

Conclusión

Si os gusta el humor inglés, Lucía en Londres es una novela que os hará disfrutar ampliamente. Con una historia sencilla, cargada de ironía, de personajes pintorescos y unas situaciones que sus personajes constantemente intentan dar la vuelta.

Scroll Up