cabecera 1080x140
Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)
La historia de la Historia

Tras el éxito de «Animalium», Impedimenta publica «Historium», un museo que alberga una colección de más de 140 piezas de antiguas civilizaciones.

La historia es la ciencia que estudia el conjunto de los sucesos o hechos políticos, sociales, económicos, culturales, etc., de un pueblo o de una nación concreta. La historia está entre las disciplinas humanísticas junto con otras ciencias sociales (también denominadas ciencias humanas) e incluso se le llega a considerar como un puente entre ambos campos, al incorporar la metodología de estas a aquellas. Gracias a ella y sobre todo a los historiadores, ha llegado hasta nuestros días el conocimiento de otras civilizaciones anteriores, a través de su estudio y conservación de la memoria. Civilizaciones que gracias a otra ciencia que estudia las artes, los monumentos y los objetos de la antigüedad, especialmente a través de sus restos, llamada arqueología, se han ido descubriendo a lo largo de los siglos, produciendo el hito prodigioso de la evolución del conocimiento humano.

Las civilizaciones se componen de un conjunto de costumbres, saberes y artes. Son el estadio de un progreso material, social, cultural y político, generando así un beneficio y un efecto de civilizar extrayendo a un conjunto de seres humanos de un estado bárbaro, salvaje e ignorante, instruyéndoles en las artes de la vida de modo que puedan así evolucionar. Por lo que a la civilización en sí la podríamos definir como progreso. Pero ¿quién instruye a ese pueblo ignorante?: ¿el poder?, ¿el más inteligente?, ¿la religión?

Creencia religiosa

A diferencia de civilizar, las civilizaciones, en cambio, constituyen un concepto más ambiguo: hacen referencia no sólo a los valores culturales, éticos o de cualquier otro tipo que sustentan una sociedad, sino también a sistemas o mecanismos de organización de la misma que les sirvan a convivir. Tienen, por eso, que ver con la cultura y la educación, pero también, y en gran medida, con ese poder que es el que marca los tiempos de una civilización. En la historia de las culturas desempeña también un papel muy relevante la creencia religiosa, y cómo ésta influye de forma considerable en el desarrollo de las civilizaciones,y, a su vez, es plasmada en la arquitectura y en los objetos que acompañan en la vida diaria a una determinada sociedad en proceso de desarrollo y experimentación.

Dicha arquitectura y objetos han llegado hasta nuestros días, pero como es lógico, no todos han sobrevivido a ese factor determinante en la existencia de todos, que es el tiempo. Tiempo que tenemos ahora en la actualidad para disfrutar de esos hallazgos que han sobrevivido al paso de los años, y aquellos que se han descubierto, en su mayoría, se encuentran en un museo. Los museos ponen en valor todo aquello que puede interesar al ser actual del que forma parte de una nueva civilización. En concreto, hay uno muy original «Historium» (Impedimenta). Superficie de papel que envuelve siglos de historia de la humanidad y que se puede disfrutar en vivo desplazándose a través de sus salas, de forma original, rápida y metódica. Un museo que siempre está abierto y que alberga una impresionante colección de más de 140 piezas de las antiguas civilizaciones, dibujadas de forma extraordinaria y realista por Richard Wilkinson y documentadas por la editora y escritora inglesa Jo Nelson.

En su introducción, Nelson cuenta cómo el significado y finalidad de esos objetos que acompañan a las civilizaciones pueden no quedar del todo claros a primera vista. Pero, examinado en su circunstancia, se convierte en una ventana en el tiempo y el espacio. Estudiar los objetos en ese contexto nos permite también establecer vínculos entre civilizaciones e identificar otros aspectos que surgen en las diferentes culturas.

Los objetos que aparecen en las páginas de «Historium» provienen de todos los rincones del mundo. La mayoría se encuentran expuestos en museos donde pueden ser contemplados por el público, museos como The British Library, The British Museum, Louvre de París, Museo Nacional de China, Museo Nacional de Dinamarca, y así un número muy extenso de museos que cobijan estos tesoros de la historia de la humanidad.

Recorrido enriquecedor

Los objetos que componen «Historium» eran los destinados al ritual y la religión, a la muerte y los enfrentamientos, a la decoración y al espectáculo, a la escritura y a la historia de la vida cotidiana y al trabajo, a la guerra y al poder. Un recorrido histórico y visual enriquecedor que se hace a través de sus seis salas especiales en las que paseando la mirada y la imaginación nos traslada miles de años atrás a África, América, Asia, Europa, Oriente Medio y Oceanía. Un paso maravilloso a través del tiempo por el cual nos encontraremos con objetos de Mesopotamia, Persia, Islam, Polinesia, maories, olmecas, mayas, aztecas, celtas, vikingos, romanos, griegos, etc, pudiendo así comparar una civilización con la que le sucedió.

Todo aquello de lo que somos ahora es gracias a la evolución de estas culturas, de las cuales, todavía algunas existen, y sin ellas no hubiéramos podido alcanzar el progreso y la evolución.

Tras el éxito de «Animalium», el primer museo en Impedimenta, que alberga una asombrosa colección de más de 160 animales ilustrados a todo color, en «Historium» se consigue contar de forma amena y concisa trozos de la historia de la Historia, abriendo puertas a la búsqueda del conocimiento histórico para un público joven y adulto que disfrutarán de este recorrido maravilloso. Lo que llega uno a preguntarse después de realizar este enriquecedor e histórico recorrido de estos objetos seleccionados y su contexto, en un gran formato 28 x 38 cm. (aunque sea grande es cómodo de leer) es: ¿qué dejaremos a la civilización que nos suceda? ¿Cuál será nuestro legado? ¿Cómo nos estudiarán? y sobre todo ¿qué objetos permanecerán a lo largo de los siglos?

Pablo Delgado

Scroll Up