cabecera 1080x140
Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)
«Los Sioux», de Irene Handl

«La guinda de este libro es, sin duda, el peculiar sentido narrador de Irene Handl».

Marguerite Benoir, viuda de su primo George y divorciada de Davis de Mississipi, se ha casado con un gentleman inglés, Vincent Castleton. Mientras espera impaciente volver a París, su hermano Armand le trae a Nueva Orleans a su hijo George Marie, aquejado de una extraña enfermedad sanguínea que repercute en su carácter y en su aspecto de pálido esqueleto viviente. Vincent se enamora incondicionalmente del pequeño niño hasta que descubre con verdadero horror que la belleza exquisita de su esposa oculta un alma podrida y cruel. Castleton no solo tiene que aprender a lidiar con todos los excéntricos y enloquecedores Benoir —franceses hasta en la camisa de dormir y con una tendencia abusiva a lo extravagante— sino que además deberá establecer las normas de la civilización inglesa en su propio hogar. Descubierta la insensibilidad de Marguerite, el atribulado británico duda de la supervivencia de su matrimonio pero, ¿qué sería del pobre niño sin su protección?

«Los Benoir son como Dorian Gray, piensa Castleton. Esta comete todas las atrocidades imaginarias y es absolutamente hermosa.»

No todo es humor inglés en la fabulosa Impedimenta, pues en su catálogo a veces hay piezas de profundo desasosiego psicológico (decir terror sería un poco demasiado, aunque el horror del capítulo ocho es respetable) como Los Sioux. Esta novela, que empieza con el retrato humorístico de una estrambótica familia francesa, los Benoir, en el Nueva Orleans de los años 60 del siglo XX, pronto lleva al lector por caminos más tenebrosos; la relación de Marguerite con su hijo George es espeluznante y es justo en esas páginas, al descubrirse el pastel de esa situación, cuando la historia deja de ser graciosa para ser psicológicamente fascinante. La guinda de este libro es, sin duda, el peculiar sentido narrador de Irene Handl, capaz de trasmitir tanta inquietud y excéntrica locura con pinceladas precisas y retratos arrolladores a través de diálogos casi alucinógenos.

Irene Handl (Londres, 1901-1987) fue una actriz londinense especializada en papeles encantadores de damas algo excéntricas en comedias, ponía el punto simpático en cualquier película. Incluso intervino en varias series de televisión como Mapp y Lucía. Y, sin embargo, en las dos novelas que escribió y publicó, sus protagonistas y su tema principal estaban en las antípodas de esos simpáticos personajes a los que encarnaba en el cine. Es curioso como una actriz que resultaba tan encantadora en la pantalla fuese capaz de convertirse en una excelente narradora de tan inquietantes historias y caracteres. Porque si algo puede definir con exactitud Los Sioux es inquietante fascinación.

Una novela distinta y peculiar, tanto por la historia que cuenta como por los personajes y su evolución, pero sobre todo por el personal estilo narrativo de Irene Handl a modo de pinceladas impresionistas que van desvelando una escena cada vez más delirante, obsesiva e inquietante.

Lector, una rareza fascinante, un extraño placer conocer a los Benoir.

Mónica

Scroll Up