cabecera 1080x140
Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)
Seis novelas para las vacaciones

«El libro y la hermandad», de Iris Murdoch entre las mejores lecturas para disfrutar durante estos meses de verano en el ABC.

1. «Cero K»

Con Richard Ford y Roth, DeLillo es uno de los grandes narradores norteamericanos contemporáneos. Y esta novela es una formidable vuelta de tuerca a su desoladora y brillante contemplación de esta sociedad desquiciada en las primeras décadas del siglo XXI. Filosofía y ciencia-ficción, o mejor, “ficción-filosófica”. Las preguntas y los asuntos de nuestro tiempo. En este caso, la carrera de la cienca para vencer a la muerte. Nada menos. La eternidad cotidiana. Nada menos. Una prosa contundente, una historia sin fisuras. Una trama inquietante. Una lectura inolvidable.

2. «Apóstoles y asesinos»

Barcelona, primeros años del siglo XX. El movimiento obrero comienza a organizarse en la gran capital industrial de España. Los propietarios también. En las tabernas, en los garitos, en los sótanos de las conspiraciones, una palabra se repite hasta la obsesión: revolución, anarquía, lucha final. Un personaje, Salvador Seguí, el “noi del Sucre” destaca entre los sindicalistas de nuevo cuño. Violencia, pistolerismo, detenciones. Un minucioso marco de época y de figuras históricas recorren cada página de esta emocionante novela. Espléndido Soler en la recreación, pero, sobre todo, en ese vaivén de apóstoles de una nuevo cielo en la tierra y asesinos sin remisión. Todos revueltos.

3. «El libro de la hermandad»

Oxford, década de los años ochentas del siglo pasado. La fiesta anual con la que el curso se cierra. Un baile en cada esquina, al borde del río. La particular noche de San Juan a la manera british. Un grupo de antiguos alumnos se vuelve a encontrar. Fascinante novela. El paso del tiempo, el bulevar de los sueños rotos, las futuras glorias enmohecidas por el implacable transcurso de los años. Los destinos sin fin. Exquisita y tremenda la narración. personajes sofisticados y vencidos, enamoramientos, fracasos, venganzas, ambiciones. La literatura, sí, como «una defensa contra las ofensas de la vida».

4. «Un amor que destruye ciudades»

Cada descubrimiento de una obra desconocida es un goce. Hielen Chang resulta que es una de las escritores más (ocultamente) veneradas en China. Su exilio a Estados Unidos tras el triunfo de Mao no significó que sus compatriotas se olvidarán de la extraordinaria calidad de sus novelas. Ahora, por primera vez, se publica en español. La trama es la búsqueda de la libertad en medio del caos. Escrita en 1943 cuando Shanghai se encuentra bajo la tiranía japonesa, la guerra envuelve la atmósfera de una incertidumbre que cada personaje trata de olvidar. Basada en una novela de Chang fue la impecable película de Ang Lee, «Deseo, peligro» (2007)

5. «La noche de los alfileres»

El miedo, un miedo, a menudo, irracional, perdido, desesperante, íntimo, es uno de los argumentos centrales de la ya consolidada obra del peruano Roncagliolo. Un miedo oscuro, tenebroso y, por qué no, melancólico, triste es el invisible hilo que une a cuatro personajes errantes de sí mismos. Cuatro bachilleres limeños, alumnos de un excelente colegio que cumplen los siniestros ritos de iniciación dispuestos para todos los que quieren entrar en el lado oscuro y vagar por su abismal geografía. Y allá van. El Vargas Llosa de La ciudad y los perros, el Bryce de Un mundo para Julius pero en versión finales del siglo XX. Terrorismo, familias rotas, violencia y cada uno llevado hasta el límite. ¿Cómo reaccionarán? Merece la pena descubrirlo.

6. «El día de Watusi»

Pocas obras en la narrativa española actual con la ambición, el poder y la fuerza de esta inmensa historia de Francisco Casavella. La memoria es la materia de la que está hecha la literatura. La gran literatura. La que se deja la vida en cada página. Del 15 de agosto de 1971, cuando el franquismo comienza su agonía, a los primeros atisbos del derrumbre por la corrupción (que ahí sigue), con la Transición como asunto sobre el que giran la ciudad, inmensa descripción de Barcelona, los personajes, los anhelos, las ruinas en un guiñol espeluznante. Un tremendo y gozoso relato en el que el soberano estilo de Casavella impone un ritmo, un clima y un lenguaje que convierte su lectura en un viaje inolvidable hacia una aventura urbana de planos y contraplanos irresistible

Fernando R. Lafuente

Scroll Up