cabecera 1080x140
Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)
Hadas

La mayoría de novelas y cuentos de Angela Carter fueron publicados en España por Minotauro, pero muchos de ellos se encuentran hoy inexplicablemente descatalogados.

Angela Carter (1940-1992), una de las autoras clave del posmodernismo británico de los setenta y ochenta, dijo en cierta ocasión que preguntar de dónde venían los cuentos de hadas era como preguntar quién había inventado las albóndigas. El concepto de fairy tale, literalmente cuento de hadas, se refiere, en todo caso, a los relatos tradicionales y folclóricos anónimos que se transmiten y modifican de generación en generación hasta que los folcloristas (Perrault, los Grimm) les dan forma definitiva y los fijan, inspirándose en ellos para sus propias reelaboraciones. Esos cuentos son, en su origen, y antes que nada, la literatura de los que no escriben. A Angela Carter le encantaban. Tanto que no tenía empacho en volverlos del revés e introducir en aquellos mundos fantásticos creados por otros su propia ideología feminista, su interés por el psicoanálisis, sus reflexiones sobre las relaciones entre hombres y mujeres de su tiempo, convirtiendo aquellos cuentos que, según la tradición, se contaban las mujeres para entretenerse mientras hilaban en auténticas —además de divertidas— reelaboraciones literarias no siempre aptas para menores. Así hizo, por ejemplo, en su estupenda colección de relatos La cámara sangrienta (de 1979; reeditado en Sexto Piso), con cuentos tradicionales como “Barba Azul” o “Caperucita Roja”. La mayoría de novelas y cuentos de Angela Carter fueron publicados en España por Minotauro, pero muchos de ellos se encuentran hoy inexplicablemente descatalogados, en espera de que leguen nuevos editores con menos presión por la cuenta de resultados y los “descubran”, como sucede con frecuencia, poníéndolos de moda otra vez. Por eso me ha alegrado enterarme de que Impedimenta publicará en otoño los Cuentos de hadas de Angela Carter, una recopilación de narraciones breves procedentes de todo el mundo (esta vez sin “retocar”) que nuestra autora preparó para la editorial feminista Virago. Todos ellos son cuentos tradicionales protagonizados por mujeres que Angela Carter recogió de folcloristas y etnógrafos, y en los que —contra su costumbre— no introdujo su particular sesgo irónico y feminista, entre otras cosas porque no lo necesitan. Una colección de magníficos relatos con diferentes grados de fantasía que forman un mosaico narrativo nada convencional del universo femenino a lo largo del tiempo y de los cinco continentes, y proporcionan oblicuamente una radiografía intelectual de las obsesiones de esta narradora aún poco conocida en España.

Por Manuel Rodríguez Rivero

Scroll Up