cabecera 1080x140
Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)
«La comedia literaria. De Roldán a Boris Vian»

La autora no pretende ofrecernos una historia exhaustiva de la literatura de su país, tan solo quiere que pasemos un rato agradable en compañía de estos personajes y de sus obras.

El título en español de este divertido cómic La comedia literaria. De Roldán a Boris Vian rinde homenaje a la obra de Honoré de Balzac, pero no encontramos en él dos mil quinientos personajes, como en los relats del gran novelista, sino una treintena de los mejores escritores franceses. La autora no pretende ofrecernos una historia exhaustiva de la literatura del país, tan solo quiere que pasemos un rato agradable en compañía de estos personajes y de sus obras. Para ello emplea toda suerte de recursos, entre ellos algunos juegos metaliterarios, que además de entretenidos resultan enormemente didácticos. Catherine Meurisse realiza un recorrido cronológico desde la Edad Media hasta el siglo XX dedicando una atención especial a los siglos XVI, XVII y XIX. Con su excelente capacidad para la caricatura física y psicológica nos retrata a los autores, las épocas y los ambientes en los que se desenvolvieron con gran viveza y dinamismo. A travñes de su inteligente humor nos muestra las manías, los miedos, el carácter, las grandezas y miserias de estos genios a los que no pretende desmitificar, sino humanizar señalando lo que tienen en común con el resto de sus concuidadanos. La fluidez narrativa es otra de las virtudes de Catherine que se apoya en diferentes narradores como el zorro de la Edad Media, época en la que tiene gran importancia el Roman de Renart junto a los cantares de gesta, a los que parodia, los libros de caballerías y las historias de amor como la de Tristán e Isolda. En otra ocasión recurre a un hilarante ensayo teatral de la obra El Cid de Corneille o sienta en el diván del psiquiatra al pensador Montaigne. La Fontaine, por su parte, tiene que luchar contra los animales que se le rebelan.

La autora también muestra una gran habilidad para conseguir la continuidad entre los diferentes siglos y para establecer relaciones entre varios autores pasando con naturalidad de unos a otros. El que haya importantes ausencias se explica en el título original Mes hommes de lettres. Se trata de una selección personal hecha según sus gustos y favoreciendo la coherencia narrativa.

Scroll Up