cabecera 1080x140
Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)
Charlie y Ratón

Desde la portada, aun sin conocerlos, sentimos cómo nos va conquistando este par de hermanos.

Resultan, a primera vista, simpáticos y divertidos. Se muestran compartiendo juegos, en contacto con la tierra, ofreciendo alegría a través de sus sonrisas. El uno con los ojos bien abiertos, con la curiosidad del querer conocer, el otro con los ojos cerrados, disfrutando del poder de la ensoñación y la imaginación. Ambos, en su complicidad, proyectando la imagen de una infancia feliz.

Al traspasar la portada, 4 pequeñas historias para terminar de caer rendidos ante esta deliciosa pareja. Cuatro breves narraciones que dibujan un día en sus vidas. Historias que comienzan y terminan cerrando un círculo que atrapa al lector en un agradable ambiente familiar. Situaciones y escenas que, pudiéndose observar en cualquier hogar, permiten una fácil identificación y provocan una sincera y profunda sonrisa.

El texto de Laurel Snyder, conformado por frases cortas y simples, y repleto breves diálogos, hace de este álbum una obra perfecta para el público de corta edad. Ideal para primeros lectores. Unos textos que acercan el mundo desde un prisma infantil, lejos del vertiginoso ritmo de vida adulto. Alejado de los ruidos, de las mil y una tareas que nos obligan. Cada momento se centra en un único quehacer, un único deseo para cada instante. Empezar el día con buen pie y una amplia sonrisa; disfrutar de la gran fiesta del parque; trazar un astuto plan para conseguir dinero; acostarse, tras un duro día, felices y satisfechos, buscando la cercanía y alianza maternal.

Las ilustraciones de Emily Hughes aportan dinamismo a la lectura al combinarse con el texto de distintas maneras. Encontramos escenas ocupando toda una página, o pequeñas imágenes intercaladas entre el texto o enmarcando los diálogos. Un tipo de ilustración amable que amplía la información escrita. Imágenes que trasladan bien las emociones de los personajes o bien la realidad adulta que convive con la aventuras de Charlie y Ratón. La otra cara de la moneda que hace esbozar una gran sonrisa y permite superar pequeños roces intrafamiliares a través de la risa.

Charlie y Ratón, nos hacen reír en esta pequeña gran obra. Un precioso álbum, en pequeño formato, que transmite el valor de una vida sencilla. La importancia de disfrutar del contacto con los amigos, la familia y el entorno natural. La necesidad de soñar y jugar. Páginas que trasladan ternura, hacen llegar la calidez del ambiente familiar e invitan a buscar la felicidad en las pequeñas cosas de la vida. En definitiva, una obra sencilla y deliciosa.

Scroll Up