cabecera 1080x140
Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)
Explosión de autoras

Los cuatro mejores libros de 2019 son obra de mujeres.

Explica Tatiana Tibuleac que en Rumania la figura materna es sagrada como un icono religioso. Ante ella solo cabe el amor, la reverencia. Por eso, en esta novela la iconoclastia adquiere una dimensión literal. «Si hubiera sabido que eso es lo que hace la enfermedad con un ser humano, habría pedido por Navidad un cáncer para mi madre», asegura el narrador, que ya se ve que no es un hijo modélico. Es más bien un artista desequilibrado que detalla con crueldad su relación con su madre. El li¬bro avanza mediante breves capítulos en los que Tibuleac explota con maestría las posibilidades del narrador poco fiable y despliega una escritura de alto nivel. Al final, nada en la relación entre madre e hijo es en este libro lo que parece, pero no porque sea mejor sino porque es más complejo. El modo en que Tatiana Tibuleac se muestra capaz de combinar la dureza de la destrucción con la desopilante comedia negra y la repentina poesía es deslumbrante.

PABLO MARTÍNEZ ZARRACINA

Scroll Up