cabecera 1080x140
Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)
Amazon y la librería de Babel

Aprovecho la ocasión para sugerirles que no dejen escapar su último libro publicado en nuestro país, de la mano de una editorial de cabecera como es Impedimenta, y que acabo de leer con sumo deleite: Diario de Italia,

David B., uno de los creadores más destacados del cómic francés contemporáneo. De este autor, cualquier aficionado al noveno arte recordará La ascensión del Gran Mal (luego reeditada con el título de Epiléptico); y quizá algunos conozcan otras obras suyas también muy recomendables como Los complots nocturnos, Por los caminos oscuros o La lectura de las ruinas. Aprovecho la ocasión para sugerirles que no dejen escapar su último libro publicado en nuestro país, de la mano de una editorial de cabecera como es Impedimenta, y que acabo de leer con sumo deleite: Diario de Italia, que a pesar de su título no solo recoge la primera parte centrada en su viaje por Trieste y Bolonia, sino también la segunda ubicada en las más exóticas Hong Kong y Osaka. De esta doble novela gráfica cabe destacar algunos aspectos ya presentes en el resto de la obra de David B.: su capacidad para entrelazar lo real y lo imaginario o lo onírico sin que se aprecie transición alguna; la belleza de sus impactantes metáforas visuales, ya se perfilen en blanco y negro o a todo color; y la agradable sensación de que cualquier sorpresa nos espera a cada página que pasamos. Y, por supuesto, no faltan -desde las primeras páginas, con la biblioteca oculta de la Casa de los Gatos de Trieste- continuas referencias bibliográficas: me encantó ver, por ejemplo, una cubierta apócrifa de la serie de novelas del detective Harry Dickson escritas por Jean Ray, de las que años ha compré muchísimas de segunda mano en una librería de lance que ya no existe. Este cúmulo de referencias, por cierto, obligan a leer Diario de Italia como se lee Contra Amazon: con el móvil en la mano, buscando en Internet si tal o cual libro está al alcance de nuestro desaforado consumismo cultural.

Scroll Up