cabecera 1080x140
Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)
Maryse Condé sigue contando su vida.

Estamos ante una novela de aprendizaje ( Bildungsroman en la que vemos el camino por el que va avanzando la vida y el fortalecimiento de la personalidad de la mujer que se muestra dispuesta a arrostrar todas las dificultades que salen a su paso; una voluntad de vivir, una vida propia digna de encomio. La maternidad de cuatro hijos, le origina alegría e impotencia, ya que si es incapaz de buscarse la subsistencia para sí misma, ¿ cómo lo va a hacer para su prole?, lo que hace que en más de una ocasión haya de dejar a sus hijos con su familia o amigos mientras ella se dedica a buscar trabajo, lo que le origina constantes estados de angustia y un malestar con respecto al deseo de ser una madre entregada a los suyos, teniendo a su lado al padre de ellos, y no a un señor que parece o desaparece como los aviones detrás de las nubes.

Las relaciones con personas de diferentes procedencias y costumbres va a ir ampliando el bagaje de Condé, quien comienza su novedosa experiencia en la capital del Sena ( estudios en el liceo Fénelon y continuación en La Sorbona), un embarazo parisino casual ( no eran tiempos de píldoras) y el hombre al que ella amaba de verdad que la abandona, lo que empuja a la mujer a peregrinar por diferentes lugares africanos ( Costa de Marfil, Guinea, Ghana y Senegal), en donde ejerce su labor de profesora, en busca de la negritud de la que hablase el poeta Aimé Cesairé y que se abría paso en aquellos lares en busca de la independencia de las garras del colonialismo, en aquellos sesenta en que el continente estaba en ebullición y en el que las luminarias de la emancipación viajaban por allá, animando al combate ( la mujer asistió a mitines del Che Gevara o de Malcom X) ; luchas que en no pocas ocasiones, por no decir en todas, finalizarán en situaciones que reflejan los males padecidos con anterioridad, si bien con dirigentes locales ( muchas veces educados, por cierto, en las metrópolis coloniales) . Todos esos contactos y conocimientos de luchadores van a hacer que la mujer conozca los ambientes del socialismo africano; mas en su mundo, como en el de todos sea dicho al pasar, no todo es política sino que también asoma lo personal con sus amores, sus pasiones y sus desencantos.
La búsqueda de sí misma de la dama es llevada adelante en un estado de necesidad ya que no contaba con ingresos ni con dinero acumulado, lo que hacía que hubiese de enfrentarse con la vida en una situación de precariedad casi permanente y con algunas pérdidas familiares y amorosas, que le llevan a la orfandad y al dolor sentimental . La confesión avanza sin maquillaje y conocemos sus pasos , sus amores, sus cambios de países y de trabajo, y su vuelta a París en donde se doctora en Literatura Comparada con un trabajo sobre los estereotipos negativos de los negros que aparecían en la literatura caribeña.

Hace justicia el título del libro en la medida en que Maryse Condé narra con una cruda sinceridad no solo su vida sino su manera de ser con sus defectos con respecto a sus tendencias enamoradizas y cambiantes, dejándose llevan más por atracciones aparentes que luego resultan ser puro engaño, lo que le frustra al llegar a conocer los defectos de bulto de los varones elegidos…lo que le empuja a volver a partir de cero; mas , es obvio, que estos aspectos desvelados no impiden para que la escritora subraye el papel que la escritura, como tabla de salvación, juega en su vida y dé muestras de tonos realmente líricos en su prosa en esa labor catártica que es para ella el oficio de escribir, y…el consiguiente resultado que provoca en los lectores en la medida en que conocen la vida de una mujer que bien puede considerarse paradigma de muchas mujeres abandonadas, despreciadas, etc., sin obviar que también supone la obra una toma del pulso de un continente y un época en que el mundo parecía iba a cambiar de base, haciendo que los nada de hoy fuesen a ser el todo del mañana…

Scroll Up