cabecera 1080x140
Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)
Reseña de «Almas y cuerpos»

Lodge nos relata los avatares de la última generación europea que sacrificó en el altar de la religión los impulsos del deseo, sus ansias de libertad.

Con una ironía perceptible casi desde la primera línea del libro, el autor del mismo seguirá sus tumultuosas andanzas a lo largo de las dos siguientes décadas. David Lodge se acoge a una de las tradiciones más distinguidas de las letras británicas, la comedia de clases, costumbres y sexos, un género que va desde el “Orgullo y prejuicio” de Jane Austen a “Las mujeres enamoradas” de D. H. Lawrence o “Una habitación con vistas” (o la muy reciente “La viuda embarazada” de Martin Amis). Se romperán parejas y amistades, se tendrán hijos, habrá muertes y decepciones. La fe de algún personaje vacilará y terminará quebrándose. De hecho, el omnipresente e ingenioso narrador no dejará en ningún momento de señalarnos la interacción entre los cambios sociales y las psiques de nuestros atribulados protagonistas. Tampoco se privará de incluir alguno de los tópicos más queridos por la narrativa británica, como es el viaje a Italia como excusa para el descubrimiento carnal.

Pero debajo del humor, de la sátira, hay como no podía ser de otro modo una vena mortalmente seria: Lodge nos relata los avatares de la última generación europea que sacrificó en el altar de la religión los impulsos del deseo, sus ansias de libertad. Si hubieran nacido apenas una década más tarde, se habrían encontrado de lleno con la revolución sexual de los sesenta y setenta, tal vez la única verdadera revolución del siglo XX (junto a la liberación de la mujer, a la que está íntimamente unida) que ha tenido de verdad éxito. Porque al final, como nos indica Lodge, no somos sino las víctimas de la historia y la sociedad en que nos ha tocado vivir.

Scroll Up