cabecera 1080x140
Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)
Comprar en papel

VERSIÓN PAPEL

ENCUADERNACIÓN
Rústica
FORMATO
13 x 20
ISBN
978-84-16542-32-1
PÁGINAS
208
PRECIO
19,95 €
EDICIÓN
-

VERSIÓN DIGITAL

Cărtărescu, Mircea

El ojo castaño de nuestro amor

Traducción de Marian Ochoa de Eribe

Superada la barrera psicológica de los cincuenta años y con plena conciencia de que lo mejor «ha pasado», Cărtărescu nos invita a adentrarnos en su paisaje biográfico, geográfico y literario personal, en un tono que mezcla la comedia con una acentuada amargura existencial.

Aquí encontraremos remembranzas sobre paradisíacas islas en medio del Danubio, reflexiones acerca de los peligros de la adicción al café soluble y confesiones íntimas sobre el amor, la muerte y la nostalgia que culminan con la estremecedora «El ojo castaño de nuestro amor», dedicada al hermano gemelo perdido en trágicas circunstancias. Delicados artefactos narrativos absolutamente inseparables del «animal literario» que es su autor, como nos demuestra el extraño descubrimiento que hace en la Lolita, de Nabokov, o la descripción de los días previos a la muerte de Ovidio en el exilio. Todo ello se une, como las cucarachas que según él Darwin se entretenía en ensartar en un palo, para configurar una suerte de arqueología en la que descubrimos las claves que nos llevan a entender a uno de los autores primordiales de la narrativa centroeuropea.

La prensa ha dicho

Cărtărescu, Mircea

Mircea Cărtărescu es un poeta, narrador y crítico literario rumano. Está considerado por la crítica literaria el más importante narrador rumano de la actualidad. Ver más

Mircea Cărtărescu es, sin duda, uno de los grandes escritores europeos a quien todo lector exigente debe leer.

-Guillermo Busutil, Mercurio

Mircea Cărtărescu. No puedo sino recomendarlo insistentemente, como quien recomienda no un destino turístico ni un viaje sociológico o antropológico a la vida de los otros, sino un lugar donde es posible recorrer por un tiempo para regresar luego al mundo con ojos nuevos, transparentes, y la certeza de que ese lugar ahora habita en nuestro interior. Lean a Cărtărescu.

-Yván Thais, <i>El País</i>
Scroll Up